Entregó dinámicas lúdicas para niños de ambos sexos en Programa “Aprendo a Jugar en Verano”

La creatividad puede ser la clave para fomentar la práctica del juego en distintos espacios, permitiendo que, tanto niños y niñas como adultos/as, puedan divertirse y, al mismo tiempo, mantener una sana relación en el entorno familiar durante la cuarentena.

La pandemia y el retroceso de diferentes comunas a fase de cuarentena total, han condicionado la organización familiar. En ese sentido, la ejecución de distintos juegos en espacios reducidos pueden ser la opción más factible para la entretención, al mismo tiempo que se promuevan lazos de confianza.

El juego, una herramienta habitualmente vinculada a la diversión o el ocio, también puede entregar muchos beneficios no sólo a nivel individual, sino también colectivamente. Antonia González, psicóloga clínica y especialista en psicoterapia cognitiva señala que los principales beneficios de jugar en familia son el fortalecimiento de los vínculos, el aumento de sensación de valía de los integrantes del grupo, el mejoramiento de la comunicación y los aprendizajes colectivos.

En esta línea, el Ministerio de Educación desarrolló durante los primeros meses del año, el programa “Aprendo jugando en verano”, iniciativa mediante la cual, se entregaron dinámicas lúdicas a alumnos y alumnas de 1° a 5° básico vinculadas a las asignaturas de Lenguaje y Matemáticas. Además, los participantes pudieron acceder al contenido visitando la página web www.gob.cl/aprendojugando/.

Según los encargados de poner en práctica estos programas, las experiencias del juego permiten que las expresiones surjan a través de la emocionalidad, contribuyendo a entablar una relación de conocimiento entre los participantes. También aporta a que poner en juego las habilidades y a explorar los intereses propios, desde diversas oportunidades de desarrollo.

Este fue un nuevo programa de la Fundación Fútbol Más, organización chilena sin fines de lucro que promueve la resiliencia en niños y niñas que, durante el año pasado, publicó además el programa virtual Mi Casa, mi Cancha, entregando herramientas para el cuidado físico y emocional de las personas durante los períodos de confinamiento.

A través de distintas metáforas del fútbol y el hogar, se crearon 29 capítulos con actividades para realizar en espacios reducidos y con aprendizajes socioemocionales y deportivos. Simular tiros de penal para reconocer situaciones estresantes, identificar las propias fortalezas y aplicarlas en el hogar para convertirse en capitanes y capitanas, son algunos ejemplos.

image_pdfimage_print