Tras la muerte este viernes del general iraní Qasem Soleimani, líder de la fuerza de élite de la Guardia Revolucionaria (Quds), provocada por un ataque de Estados Unidos en Irak, Irán prometió una «venganza severa».

El ataque contra Soleimani —que se produjo en el aeropuerto de Bagdad, Irak— fue ejecutado por «orden del presidente» Donald Trump, según confirmó el Pentágono.

La muerte de quien era considerado el segundo hombre más poderoso en Irán después del ayatolá Alí Jamenei, líder supremo de Irán, fue confirmada también por la Guardia Revolucionaria de Irán.

El ataque, señala la principal corresponsal internacional de la BBC, Lyse Doucet, propiciará una «escalada en una situación que ya es extremadamente tensa y volátil».

Qasem Soleimani era considerado el segundo hombre más poderoso de Irán.

Y es que Soleimani no solo era la figura militar más poderosa del país, considerado como el cerebro estratégico detrás de la enorme ambición de Irán en Medio Oriente, sino también el verdadero canciller, en temas de guerra y paz, agrega Doucet.

«Venganza severa»

Tras conocerse la noticia, Jamenei declaró tres días de duelo nacional y aseguró que les espera «una severa venganza a los criminales» detrás del ataque.

Javad Zarif, ministro de Relaciones Exteriores de Irán, describió el ataque como un «acto de terrorismo internacional» y añadió que EE.UU. » es responsable de todas las consecuencias de su deshonesto aventurismo».

Zarif, quien calificó a Soleimani como el enemigo más efectivo de Estado Islámico, Al Qaeda, etc., calificó el ataque como una «extremadamente peligrosa y tonta escalada».

«La brutalidad y la estupidez de las fuerzas terroristas estadounidenses al asesinar al Comandante Soleimani … harán sin duda que el árbol de la resistencia en la región y el mundo sea más próspero», continuó Zarif.

Mohsen Rezaei, excomandante de la Guardia Revolucionaria, dijo que Irán se «vengaría vigorosamente de EE.UU.»

Un portavoz del gobierno iraní señaló que el principal cuerpo de seguridad del país se reuniría en las próximas horas para discutir sobre el «acto criminal del ataque».

Por su parte, el presidente iraní Hasán Rouhani dijo en un comunicado que «Irán y las otras naciones libres de la región se vengarán de este horrible crimen del criminal EE.UU.».

Otras cinco personas murieron en el ataque.

Su muerte ha «redoblado la determinación de la nación de Irán y las otras naciones libres para oponerse a la intimidación de Estados Unidos», agrega el comunicado que fue transmitido por TV.

Las autoridades iraníes son categóricas, explica Doucet. «Este es un acto de guerra que será respondido con una ‘dura venganza'».

Irán tiene «muchas formas y medios para contraatacar ahora que esta crisis de larga data entró repentinamente en un nuevo y peligroso capítulo», señala Doucet.

El corresponsal de Al Jazeera en Teherán, Dorsa Jabbari, coincide con este punto de vista y señala que se espera una respuesta contundente de Irán.

«Hay una clara indicación de que, en algún momento, habrá una respuesta militar«.

«(El ataque) ha sido interpretado como un acto hostil contra un general iraní que no estaba allí (en Bagdad) en capacidad militar oficial. Qasem Soleimani estaba en Irak en calidad de asesor», dice Jabbari.

«El líder supremo dijo que este glorioso, grandioso y gran combatiente ha pasado ahora a ser un mártir. Dijo que él había sido uno de los grandes seguidores del difunto ayotolá Jomeini, el fundador de la Guardia Revolucionaria».

«Su muerte a manos de EE.UU. es vista como un acto de guerra, y ciertamente recibirá una respuesta muy fuerte», añadió Jabbari.

Fuente: BBC News Mundo


image_pdfimage_print