Fotografía tomada el 19 de diciembre.

A las 19:30 del miércoles 19 de diciembre, el fotógrafo de la agencia Aton, Andrés Piña, disparó diez veces con su cámara Cannon D1X afuera del Tribunal Constitucional, en la calle Huérfanos. Ese día los miembros del TC, encabezados por su presidente, el abogado Iván Aróstica, presenciaron una jornada de audiencias públicas tras el requerimiento presentado por parlamentarios de la UDI Y RN por las nuevas exigencias que deben cumplir los reos condenados por delitos de lesa humanidad que buscan acceder a la libertad condicional.

Piña recuerda que esa tarde estaba cubriendo una marcha del movimiento NO+AFP y que caminó junto a ellos desde la Plaza de Armas con dirección al Ministerio del Trabajo, ubicado a metros del TC. Allí, con 30 grados de calor, esos manifestantes se encontraron con otros que protestaban por los alegatos al interior del TC, liderados por el abogado Raúl Meza, representante de decenas de reos de Punta Peuco. “Queremos funarlos”, le alcanzaron a avisar al fotógrafo cuando se produjo una estampida: sin saber lo que pasaría, el presidente del TC salió por las puertas del edificio patrimonial vestido con un impecable traje azul y corbata a rayas del mismo tono, cuando llegó un grupo y lo increpó. “Ahí tenís por huevón”, le gritó una mujer. Piña recuerda que nadie sabía quién era el hombre de pelo blanco al que comenzaron a agredir y como pudo, entre la turba de personas, comenzó a tomar fotos mientras un descolocado Aróstica intentaba defenderse.

Minutos después observó, en la pequeña pantalla de su cámara, la fotografía que ilustra esta nota: el momento exacto que capturó con el rostro congelado de Aróstica al recibir un golpe seco entre su mejilla izquierda y el mentón. En la imagen se aprecia una mano empuñada, la del golpe, pegada a su rostro con un tatuaje que tiene letras ilegibles en cada dedo. “De ese momento exacto tengo sólo esa fotografía. Tenía un teleobjetivo y quedé tapado por la gente. Cuando logré cambiar el lente, la situación estaba controlada”, cuenta.

Piña despachó, vía email, el material a la agencia a las 20:05 horas. Y como suele suceder, con la velocidad de un rayo la foto se publicó en distintos sitios webs que titularon con el ataque.
Un piquete de Fuerzas Especiales rescató a Aróstica, que se fue a su vehículo, según detalla la querella presentada por el ministro del Interior, Andrés Chadwick. Allí se describen los golpes que recibió el presidente del TC y el momento cuando le lanzaron una botella de Coca-Cola de medio litro. También se adjuntaron cuatro fotografías del ataque contra el abogado.

La indagatoria de la golpiza, según fuentes policiales, ya arrojó los primeros resultados. Carabineros ya identificó a dos personas que participaron de la agresión: un hombre y una mujer.

Fuente: La Tercera

image_pdfimage_print