“Con apoyo el boxeo iquiqueño pudo tener figuras de nivel mundial”

“Tuve oportunidad de emigrar, pero siempre preferí Iquique y aunque es un deporte ingrato, el boxeo me enseñó mucho en la vida”

 “Mi ventana Deportiva “de hoy, se abre violentamente, con una fuerza parecida a aquella que, el ex campeón chileno Joaquín Cubillos trasladaba en su mano izquierda, buscando el mentón del rival. 

En una amena conversación, Joaquín Cubillos nos lleva con sus recuerdos, a las décadas de los años 60 y 70, cuando con su mano “zurda” derribaba rivales, haciendo estallar en gritos eufóricos, a los amantes del boxeo que acudían a las veladas en la desaparecida Casa del Deportista de calle Tarapacá.

Eran los mejores años del boxeo iquiqueño, plagado en aquel entonces de figuras como; los hermanos Rubén y Mario Loayza, Juan Olivera, Jaime Silva, Oscar Alvarado, Juan Funes, Juan Jorquera, Raúl Toledo, Gabriel Basaez, Jorge Prieto, Humberto Sepúlveda, Julio Rojo, Guillermo Jorquera, Eduardo Prieto y muchos otros que, en este momento escapan a nuestra memoria.

Joaquín Cubillos nació en Iquique, el 20 de octubre de 1943 y su inquietud por el boxeo surgió a los 15 años, una tarde cuando en su barrio de 21 de mayo con Thompson, no encontró a sus amigos con los cuales todas las tardes jugaba “pichangas” de fútbol.

Al preguntar por ellos, se enteró que estaban en el Heriberto Rojas, hasta donde dirigió sus pasos. Allí, comenzó sus entrenamientos y al poco tiempo debutó en su primera pelea, con una victoria por nocaut en el primer asalto.

Desde aquella ya muy lejana noche de su debut, se sucedieron una serie de triunfos que lo llevaron a representar a Iquique, en los campeonatos nacionales, desde que cumplió los 17 años. Después de llegar en varias ocasiones a las instancias finales, pudo coronarse campeón de Chile en el peso gallo, el año 1964.

Eran tiempos en que, a los torneos nacionales llegaban cerca de 400 competidores de todas las ciudades y ese año, además de Cubillos, otros dos iquiqueños; Jaime Silva y Raimundo Tapia, fueron campeones nacionales.

Fue convocado a la selección nacional, actuando en Buenos Aires el año 1965, para después seguir combatiendo en Iquique y en otras ciudades, combatiendo incluso en el Teatro Municipal, con ocasión de un festival entre la selección de Iquique y la selección argentina que se preparaba para los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1967.

 Luego de una prolongada carrera en el boxeo amateur, Joaquín Cubillos debutó en el boxeo profesional y confiesa que lo hizo demasiado tarde, cuando ya tenía 28 años. 

“Todos me decían que debutara como profesional, que Iquique, Iquique, pero Iquique nunca me dio nada y yo tuve oportunidad de quedarme en Brasil o en Ecuador, pero preferí mi ciudad”. 

Para Cubillos, el factor edad fue otro obstáculo que lo privó de escalar en los rankings internacionales o de viajar a los Estados Unidos e Inglaterra, cuando desechó ofertas de los empresarios “Pincho” Ojeda y Alan Gordon.

image_pdfimage_print