Universidad de Chile venció por 2 a 1 a San Luis, en Quillota, con un penal en los descuentos, y quedó a dos puntos de la Universidad Católica. San Luis  quedó al borde del descenso. Todo se decide en las últimas dos fechas

La U ganó en su estilo. Sin buen fútbol, pero con empuje y amor propio, sacó adelante un partido emocionante, dramático, que puede ser clave en la disputa por el título. Venció por 2-1 a San Luis, en Quillota, sumó 53 puntos y le metió una presión inmensa al líder Universidad Católica, a falta de dos fechas para el final.

Pese a la obligación de ganar de ambos conjuntos, el primer tiempo no tuvo ocasiones clara de gol. La imprecisión, el juego trabado y el temor a recibir un gol se impusieron al fútbol de ataque y bien desarrollado. Se puede entender, ya que tanto canarios como chunchos se jugaban la vida en Quillota: los primeros, evitar el descenso; los segundos, acechar a la UC en la cima de la tabla. De ahí que ninguno cediera una pizca de ventaja.

Por el lado del local, Christian Bravo era el agente más peligroso y quien intentaba complicar y desordenar a la zaga azul, en la que reaparecía Gonzalo Jara como titular, después de su deficitaria labor en la semifinal de vuelta de la Copa Chile frente a Palestino y debido a la ausencia del brasileño Rafael Vaz, quien estuvo presente en el estadio pese a estar de luto por la muerte de su madre.

Fuente: La Tercera

image_pdfimage_print