Más de 170 muertos y centenares de desaparecidos en las «catastróficas» inundaciones en Europa

Más de 170 personas
han muerto en Europa a causa de unas graves inundaciones que han afectado
varios países, principalmente Alemania, Bélgica y Países Bajos.

La mayoría de las
muertes se han registrado en Alemania, más de 140, donde también
hay más centenares de desaparecidos, según informó la policía local.

Los estados de
Renania-Palatinado y Renania del Norte-Westfalia, limítrofes con Bélgica, han
sido los más afectados, con edificios y automóviles siendo arrasados por los
torrenciales aguaceros.

En el lado belga, las autoridades de Lieja, en el este del país, han instado a todos sus residentes a evacuar la ciudad.

Estos incidentes son consecuencia de los niveles récord de
precipitación que Europa occidental ha experimentado en los últimos días y que
han provocado que algunos de los principales ríos de la región se desborden.

Los Países Bajos
también se han visto gravemente afectados. En la provincia sureña de Limburgo
las aguas han arruinado un gran número de casas, y varias residencias de
ancianos han tenido que ser evacuadas.

En la ciudad de
Maastricht, unas 10.000 personas han recibido la orden de evacuación.

La gobernante del
estado alemán de Renania-Palatinado, Malu Dreyer, ha descrito la inundación
como «catastrófica«.

«Hay muertos,
desaparecidos y mucha gente todavía en peligro», aseguró. «Todos
nuestros servicios de emergencia están en acción permanente, arriesgando sus
propias vidas».

En la misma línea, el
viernes el Stephan Mayer, secretario de Estado parlamentario del Ministerio
Federal de Interior, Construcción y Comunidad, describió la situación como una
«catástrofe humanitaria».

Por su parte, la
canciller Angela Merkel informó que visitaría el domingo la zona afectada.

Más de una veintena
de personas murieron
 en el distrito de Ahrweiler de Renania-Palatinado, después
de que el río Ahr, que desemboca en el Rin, se desbordara.

Helicópteros de la
policía y cientos de soldados han sido desplegados en algunas áreas para ayudar
a los residentes varados. De acuerdo con la policía, decenas de personas
esperaban en los tejados de sus casas mientras eran rescatadas.

«Nunca había visto algo así»

Las escuelas en todo el oeste del país han sido cerradas y
los servicios de transporte se han visto fuertemente interrumpidos.

Unas 25 casas están en
peligro de derrumbarse en el distrito de Schuld bei Adenau, en la región
montañosa de Eifel, donde se ha declarado el estado de emergencia,
según la emisora ​​alemana SWR.

De acuerdo con la
misma fuente, algunas casas se habían quedado completamente aisladas y ya no se
podía llegar a ellas ni en barco.

Asimismo, se han
reportado ocho muertes en el distrito de Euskirchen, en Renania del
Norte-Westfalia, mientras que al menos cuatro personas murieron en la región de
Eifel cuando sus casas fueron arrasadas por el agua.

Algunos locales le
dijeron a la agencia de noticias AFP que estaban
impresionados por el desastre.

«Nadie esperaba
esto, ¿de dónde vino toda esta lluvia? Es una locura», afirmó Annemarie
Mueller, una residente de Mayen de 65 años.

«Hubo un ruido
tan fuerte y, dada la rapidez con que bajó, pensamos que rompería la
puerta».

La maestra local
Ortrud Meyer, de 36 años, indicó que «nunca había visto algo así«.

«Mi suegro tiene
casi 80 años, es de Mayen y dice que nunca ha experimentado algo así»,
dijo.

El llamado para evacuar Lieja

Al menos cuatro bomberos también fallecieron
en la región.

En Bélgica, el
ejército ha sido enviado a cuatro de las 10 provincias del país para ayudar con
el rescate y las evacuaciones.

El primer ministro
Alexander De Croo declaró el 20 de julio día nacional de duelo.Dijo que las
inundaciones, que se han cobrado al menos 27 vidas en Bélgica, podrían ser
«las más catastróficas que haya visto nuestro país».

El alcalde de Lieja,
la tercera conglomeración más grande de Bélgica después de Bruselas y Amberes,
ha instado a todos sus habitantes a evacuar la ciudad.

En ese mismo sentido,
pidió que aquellos que no puedan abandonarla se trasladen a los pisos
superiores de sus edificios.

Se espera que el río
Mosa, que atraviesa la ciudad, suba otros 150cm, a pesar de que ya está
a punto de desbordarse
.

A los funcionarios
locales también les preocupa que colapse el puente de una presa en el área y le
piden a los habitantes que se ayuden entre sí.

«La situación
de crisis es excepcional 
y debe prevalecer la solidaridad»,
señaló la Alcaldía de Lieja en un comunicado.

Mientras tanto, en la
localidad belga de Pepinster, 10 casas se derrumbaron después
de que el río Vesdre se desbordara.

Los servicios
ferroviarios en la mitad sur de Bélgica han sido suspendidos debido a las
precipitaciones e inundaciones.

Los expertos aseguran
que se pronostica que el cambio climático aumente la frecuencia de eventos
climáticos extremos como este, pero vincular un evento único con el
calentamiento global es complicado.

Sin embargo, Armin
Laschet, el primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, ha
culpado al calentamiento global
 de lo que está viviendo su región
durante una visita a una zona muy afectada.

«Nos enfrentaremos a tales eventos una y otra vez, y eso significa que necesitamos acelerar las medidas de protección al clima… porque el cambio climático no se limita a un solo estado», dijo.

Fuente: BBC Mundo