Muy molestos se encuentran los vecinos residentes en el entorno de avenida Las Américas, Gabriela Mistral, Carmela Carvajal y Santa María del sector de la Autoconstrucción por los cortes periódicos de energía eléctrica de los hogares y del alumbrado público, que ocurren desde hace 20 años.  

Señalan que la situación se la han hecho saber en muchas oportunidades a la empresa a cargo del suministro de energía eléctrica CGE, recuerdan que una de las últimas reuniones (2019), se juntaron con representantes de CGE y dirigentes vecinales para resolver la situación, sin embargo, hasta la fecha todo sigue igual y no hay ningún avance sobre la materia.

“Son muchos años que nuestro sector poblacional que comprende más de 770 familias sufre reiterativos cortes, sobre todo, en los meses de abril hasta agosto en que las familias consumen más energía eléctrica. En el encuentro con CGE les planteé qué plan de inversión tiene la compañía para evitar que sigan ocurriendo los apagones en el sector, pero hasta hoy no han tenido respuesta, no hay ningún cambio y todo sigue igual”, aseveró Claudio Latrille, presidente de la junta vecinal “Unión y Fuerza” del sector Autoconstrucción.

Explicó que los transformadores existentes en el barrio no cuentan con la capacidad suficiente para atender la alta demanda de consumo eléctrico que existe hoy día en la comuna, por ello, el recambio es necesario. Dijo que los actuales transformadores se instalaron hace 20 años atrás cuando la comuna era pequeña, y frente al sostenido aumento de la población en la comuna, se hace imperiosa y urgente la necesidad de contar con equipos de mayor potencia.

Aseguró que los cortes de energía tanto domiciliarias como del alumbrado público son de 2 , 4 y más horas, y todas mayormente se suceden entre las siete de la tarde hasta la madrugada del día siguiente. Producto de esas interrupciones se han producido cortes eléctricos en los domicilios con la quema de aparatos electrónicos, que es todo un drama cuando llega la hora que la empresa se haga cargo de los daños y reparaciones.

“Después de 8 meses de reclamar recién me atendieron el arreglo de un televisor que sufrió un golpe de corriente. Además, CGE no tiene un equipo de servicio técnico sino que los repara a través de una aseguradora en Iquique, pero uno personalmente tiene que incurrir en gastos de transportes para que le arreglen su televisor o refrigerador, u otro equipo eléctrico”, afirmó.

Y si fuera poco, indicó que el problema de los apagones se acentúa más en el contexto de la pandemia, en que las familias se encuentran confinadas en sus casas, los cortes afectan el teletrabajo y estudios de muchos jóvenes que se encuentran conectados a internet.

Asimismo, Ruth Riquelme, presidenta de la junta vecinal Pioneros del Desierto manifestó su malestar y la poca empatía de la compañía eléctrica en atender sus demandas. “Son años que tenemos el problema de los cortes de luz y no nos dan soluciones. Se demoran bastante en responder los teléfonos y en llegar a reponer la energía eléctrica, pero nunca resuelven el problema de fondo”.

Insistió que la interrupción de la energía ocurre en promedio entre 2 y 3 veces por semana durante el día y la noche.

Además de todas las molestias que causan los cortes repentinos de energía al interior de sus hogares, los dirigentes Latrille y Riquelme sostienen que las calles y pasajes del barrio se tornan peligrosas y la sensación de inseguridad es bastante alta, ya que en esas horas de oscuridad han ocurrido muchos hechos delictuales.

Por último, ambos dirigentes esperan que la empresa CGE como una forma de entregarle tranquilidad y seguridad a los vecinos, realice una mantención periódica del sistema eléctrico y cambie los dispositivos que ya no soportan la alta demanda de consumo de energía que existe en su sector poblacional.

image_pdfimage_print