Inteligente, directo e informado, Hugo Gutiérrez abordó aspectos aún difusos de la instalación de la Asamblea Constituyente y explicó algunas de las posturas que defenderá en el texto de la próxima Carta Fundamental. En esta entrevista exclusiva con El Longino, nos adelantó –además– cómo van los procesos penales en su contra y emplazó a los Municipios para que “generen las condiciones de participación ciudadana y ella sea parte de la discusión constituyente”, afirmó. 

Es muy fácil presentar y escribir acerca de Hugo Gutiérrez Gálvez, el ex diputado por Tarapacá y uno de las 155 personas elegidas democráticamente para redactar la futura Constitución Política de Chile.  

Sin embargo, hacerlo bien –con cierto nivel de objetividad y rigor– es algo más complejo. 

Desde cualquier trinchera que se ocupe para describirlo, es obligatorio decir que es un abogado titulado con una calificación de Distinción en la Universidad de Concepción y que, para quienes se sorprenden hoy con videos suyos que circulan por internet, gran parte de los televidentes de la década de los noventa conocieron a Hugo Gutiérrez de una sola manera: Tramitando causas y defendiendo a víctimas de violaciones a los Derechos Humanos, en las Corte de Apelaciones y la Suprema. 

También habría que agregar que es un entrevistado muy accesible, que no se incomoda ni elude pregunta alguna, porque tiene opiniones formadas de todos los grandes temas públicos; algunas más polémicas, otras bastante novedosas y algunas menos difundidas pero interesantes: “En Tarapacá todavía vivimos con la lógica de la Guerra del Pacífico”, nos dice, mientras propone grandes cambios para todas las regiones de Chile gracias a la nueva Carta Magna que pronto comenzará a escribirse. 

Usted señaló en su momento que renunciaba el cargo de Diputado para lanzar su candidatura a Constituyente por razones bien precisa. Me gustaría repasarlas al inicio de esta entrevista para poner en contexto a los lectores de El Longino. 

— No hubo una razón, sino diversas razones, entre las cuales está que siempre he bregado por el fin de la Constitución de la dictadura; nunca estuve conforme con su existencia y recuerdo nítidamente que la primera vez que ejercí mi Derecho a Voto fue votando en contra de ese texto, un día 11 de septiembre de 1980, creo que fue un día jueves. 

Todavía  recuerda la jornada. 

— Lo recuerdo como su fuera hoy día. Había militares, atrincherados con fusiles y ametralladoras por todo Santiago, porque entonces no había Registros Electorales y uno podía votar donde quisiera. Yo fui ese escaso 20% que dijo “no” a la Constitución de la Dictadura. 

Y digo todo esto porque a la primera gran razón que me motivó a estar en este proceso es de índole política y coherente con mi persona.  

¿Siempre ha estado usted en contra de la actual Constitución? 

— Siempre he estado en contra y por eso me presenté porque quería ser contribuyente del proceso actual. Siempre dije que habría una gran dispersión de votos en esta elección de convencionales y que esa situación podría ser beneficiosa para la Derecha porque llevaba una Lista única y nosotros un puñado de listas; pero finalmente los resultados fueron positivos y en Tarapacá sacamos 2 de 3 constituyentes. 

CONTRA EL ESTADO NEOLIBERAL 

Hugo, ¿me puede resumir cómo ve usted ese nuevo Estado chileno que debiera plasmarse en la nueva Carta Fundamental? 

— Deseo un Estado chileno inclusivo porque el Estado actual es homogenizante, tiene la mentalidad o Matrix de un Regimiento donde solo se acepta a aquel que es parecido al otro; la diversidad está descartada.  

Necesitamos un Estado inclusivo con la mujer, con los pueblos originarios, con la diversidad de pensamientos políticos e ideológicos, con la discapacidad, con los jóvenes, con las diversidades sexuales.  

Porque la uniformidad que quiso para Chile quien creó esta Constitución, simplemente ya no existe en Chile. 

Veo un Estado chileno que reconozca la plurinacionalidad; de hecho, la Derecha siempre se negó a la existencia de otros pueblos en el territorio y esto simplemente no es así; era un engaño. 

En el plano político, esta Constitución que cambiaremos diseñó un sistema que aspiraba a un Chile con dos partidos, uno oficialista y otro opositor, pero ambos reconociendo el mismo modelo económico y Estado neoliberal. 

¿Me puede explicar qué tiene de malo el modelo y el Estado neoliberal? 

— Le entrega al mercado la consagración de Derechos. Es decir, tú tienes derecho a la salud si tienes recursos económicos; tienes derecho a la educación si pagas; tienes derecho a una buena pensión si tienes suficientes recursos económicos; tienes derecho a una vivienda digna si tienes recursos. De lo contrario, tienes que aceptar lo que el Estado te da, una limosna, por lo cual el Estado chileno se debate entre una figura tipo Hogar de Cristo caritativo, asistencialista o es un Estado mafioso , donde el poder económico es esencialmente corrupto y codicioso que utiliza todas las redes del Estado para seguir enriqueciéndose y concentrando la riqueza del país en algo así como 100 familias, que representan el 1% de la población chilena. 

Este es un Estado corrupto, del abuso, que hay que cambiarlo. 

Está definido un Plebiscito de Salida para el texto que propongan los 155 Constituyentes elegidos. ¿Ves alguna amenaza en ello para materializar los cambios que visualizas? 

— Por supuesto que estoy muy consciente de la existencia del plebiscito de salida, con voto obligatorio. Pero, si la Convención logra materializar en la Carta que se le presentará al pueblo las aspiraciones de éste, yo no veo ningún peligro ni amenaza. 

Además, si hacemos nuestro trabajo con idoneidad, con transparencia, con publicidad y participación ciudadana tampoco va a haber problema, ni en términos de contenido ni de procedimientos. 

CONGRESO REGIONAL 

¿Y cómo la ciudadanía seguirá la transparencia del proceso, por ejemplo, si reside en una localidad del interior de Tarapacá, sin acceso a computador ni internet? 

— La ciudadanía ya está participando desde el momento que votó por una nueva Constitución y se inclinó por aquellos Constituyentes que lo representante. Y durante el desarrollo de la Convención a lo largo de los 9 o 12 meses de trabajo, se deberá establecer la transmisión de las plenarias a través de señal abierta y tal vez algunos debates de comisión, en particular. 

Eso no está definido todavía porque será materia que debe abordar el Reglamento que se realice. 

Me interesa saber cómo va a reflejar usted sus posiciones regionalistas en la próxima Constitución. 

— De partida, yo creo que el poder local o poder comunal tiene un rol relevante y, desde ya, emplazo a los municipios para que generen las condiciones de participación de la ciudadanía y que ésta sea parte de la discusión constituyente. Es decir, creo que posteriormente debiera instarse a Consultas Comunales sobre aquellos temas más álgidos, más delicados. 

Algo de eso se hizo y en Iquique salió por ejemplo el tema de la Zofri o de los bienes estatales, porque aquí los temas más gruesos hay que someterlos a la decisión popular mediante Consultas a los vecinos donde se pregunte si quieres seguir con las AFP, si quieren seguir con las Isapres, si se debe recuperar el agua, si se debe cobrar mayores impuestos a las empresas transnacionales, etc. 

Usted piensa que hay que terminar con la figura del Congreso, tal como lo conocemos. 

— Sí, porque creo que debemos terminar con esta fórmula de Congreso y crear una Asamblea Nacional Legislativa, que sea unicameral y que eso se replique en cada una de las regiones en Asambleas Regionales Legislativas. 

Debemos transformar los actuales CORE en Congresos Regionales y que los Core sean parlamentarios, muy cerca de una visión de un Estado Federal. 

Soy contrario a la mantención de un Estado Unitario, porque seguirá siendo centralizador, seguirá cortándose todo en Santiago. 

En esa nueva Carta, los constituyentes de regiones debemos instalar un estatuto de autonomía regional, porque si seguimos bajo el actual esquema impuesto no tendremos ninguna garantía real que vamos a desarrollarnos como región de Tarapacá. 

__________________________________________________________________________________________________

Presidente Piñera debe inaugurar la Convención 

Hugo, ¿cuándo usted se apersona en Santiago en calidad de Constituyente? 

— Estoy en Iquique y me voy apersonar en Santiago cuando me den la fecha. La verdad es que, de manera concreta, no lo sabemos todavía y estamos bastante desinformados de cómo se va a inaugurar la Primera Plenaria de la Convención. 

Lo único que se sabe es que es el Presidente de la República quien debe convocar a este Acto de Inauguración. 

¿Quién debe comunicarse con usted desde el Estado? 

— A mí me llamó el otro día un señor de la Subsecretaría de Gobierno para entregarme alguna información sobre cuándo eventualmente se va a convocar por primera vez esta Convención. O sea, esa llamada fue para decirme que iban tomar contacto telefónico conmigo para darme a conocer las fechas. 

Lo que ocurre es que –de acuerdo al Calendario que impone la propia Reforma Constitucional– todo parte con la notificación al Ejecutivo de la sentencia del Tribunal Calificación de Elecciones. 

Solo después de ese evento, comienza a correr los plazos estipulados, los cuales dicen “después del tercer día de notificado…” se realiza tal o cual procedimiento; el primero de ellos es la obligación de emitir un Decreto y éste debe ser publicado en el Diario Oficial. 

En ese texto se indicará la fecha en que se convocaría a la ceremonia de inauguración y, de ese modo, partiría la Convención propiamente tal. 

La Lista del Pueblo la integran 27 personas y ustedes son 28. ¿Cómo se pueden interpretar esos números bajo el entendido que el conjunto de la Convención es de 155 Constituyentes? 

— Tener 28 Constituyentes es un número bastante relevante, una cifra significativa y –si actuamos de manera coordinada–debiéramos tener cierta, insisto, “cierta” influencia al interior de la Convención, pero a mi juicio es que aquí lo más importante es que cada Constituyente ponga de su parte para lograr una Constitución Política que dé cuenta de las aspiraciones populares. 

——————————————————————————————————————————————-

Los 5 juicios penales, la Marina incluida: “Tengo fuero constituyente” 

¿En qué está el juicio que abrió la Armada de Chile a raíz del Control que le hicieron funcionarios de esa institución, durante el año 2020?  

— (Piensa)…creo que ese juicio debiera realizarse el lunes 2 de agosto próximo, donde se iniciará lo que se llama un “juicio abreviado” en mi contra, por amenazas y falta de auxilio a la autoridad. 

¿Falta de auxilio de usted a la autoridad, o sea la Armada? 

— Si, exactamente. 

¿Tiene abogados que lo representen en la causa? 

— Por supuesto. Son Enzo Morales y Boris Paredes. 

Dado que en agosto debiera estar funcionado la Convención Constituyente y usted es también abogado, ¿qué cree qué pasará en ese juicio? 

— Bueno, tengo 5 juicios penales en mi contra por querellas presentadas una por el diputado Ramón Galleguillos, otro por el director de Corfo de Tarapacá César Villanueva y el resto son causas presentadas por ex funcionarios de la Armada y de la propia Armada. 

Pero, le pregunto específicamente sobre el destino que tendrá el caso del control de los marinos, acá en Iquique, porque se viralizó a través de la web y todo Chile fue testigo del registro audiovisual.  

— No debiera ocurrir nada porque, lamentablemente para el fiscal Eduardo Ríos, desde que resulté electo Constituyente tengo fuero. En consecuencia, no puedo ser sometido a ningún tipo de reclusión penal. 

¿Y esa garantía está escrita en la Reforma Constitucional que dio pie al proceso constituyente? 

— Exactamente. Como tengo fuero y ninguna de las persecuciones penales de los Marinos pueden ser activada

image_pdfimage_print