El hallazgo de restos humanos en el sector de Alto Molle en Alto Hospicio que corresponderían, por ahora, a tres personas originarias de la zona que vivieron alrededor del siglo XIX, según las primeras indagaciones determinadas en el lugar por el arqueólogo y director del Museo Regional, Luis Pérez Reyes, refrendarían que la comuna en épocas pasadas era ya un importante centro urbano de trasiego y descanso hacia el puerto de Iquique, y desde éste a la cordillera.

De hecho, se le adiciona a este descubrimiento a muchos otros en la zona, como las momias halladas en el cerro Esmeralda el año 1976, que según historiadores y arqueólogos indican que comprenden a un sacrificio inca entre los años 1450 y 1500 de nuestra era. Además, de manera particular se destaca el ex mineral de plata de San Agustín de Huantajaya, hoy declarado Monumento Nacional (12 de agosto de 2020), cuya historia data de la época incaica de los años 1400, que en su momento tuvo mucha importancia, y que historiadores sostienen que tenía una población mayor a la de Iquique.

Todos estos registros históricos han sido una preocupación constante del alcalde Patricio Ferreira Rivera, a través del Departamento de Cultura, Turismo y Patrimonio de la Municipalidad de Alto Hospicio, con el apoyo de voluntarios y voluntarias de la comuna, además de la colaboración de arqueólogos, historiadores del Consejo de Monumentos Nacionales, por el rescate del patrimonio de la ciudad, para reforzar la identidad de los hospicianos.

Por lo tanto, el reciente hallazgo arqueológico en el entorno de la comuna, manifiesta el inmediato interés del municipio con el Departamento de Cultura, Turismo y Patrimonio, acompañado de voluntarios y voluntarias de Alto Hospicio que presta colaboración en esta investigación junto al equipo del museo regional de Iquique, convocado por el Consejo de Monumentos.

Acción en terreno que es destacada por el director del Museo Regional, Luis Pérez, que en el contexto de la restricción por la pandemia, dijo que el apoyo logístico municipal en conjunto con los voluntarios ha sido fundamental para atender el salvataje de emergencia del hallazgo arqueológico ocurrido hace unas semanas atrás, a raíz de una denuncia que se hizo a la Policía de Investigaciones, PDI, de la ubicación de restos humanos por personas que trabajaban en el movimiento de tierra en el sitio de Alto Molle.

Primeros peritajes

El arqueólogo Pérez descartó que los restos humanos sean de un periodo reciente, según los primeros peritajes de especialistas de la brigada de homicidio de la PDI.

Explicó  que el hallazgo se trata de una inhumación informal de dos individuos adultos del sexo femenino, entre otras osamentas halladas cercanas al lugar, y que no se observan elementos que pueden aclarar o evidenciar que corresponden a un contexto de mayor complejidad. Precisó que son inhumaciones rápidas, donde se ubicó primeramente una fosa con dos individuos  cubiertos con telas, material textil que revela características y probabilidades de ser confecciones de tipo indígena de a finales del 1.800. Asimismo, en otro lugar cercano se halló un cráneo y partes óseas que en estos momentos están siendo periciados para determinar si son de la misma época que los dos anteriores.

Cabe señalar que el municipio está registrando todas las obras con el objetivo de poner en valor el patrimonio cultural, por lo que los trabajos con el equipo del Museo Regional de Iquique continuarán en el lugar de Alto Molle, que ha sido cercado para proteger las obras de salvataje.

Mientras tanto, siguen participando de las labores arqueológicas el personal del Museo Regional encabezado por su director Luis Pérez, el historiador Damián Lo, la encargada del Departamento de Cultura, Turismo y Patrimonio, Patricia Fuentes de la Municipalidad de Alto Hospicio, acompañada de Jorge Reyes en representación de la Brigada de Voluntarios por el Rescate del Patrimonio de Alto Hospicio.

image_pdfimage_print