INICIATIVA PIONERA:

Pescadores de Chanavaya, al sur de Iquique, lograron uno de sus mayores anhelos: contar con un permiso que les permita engordar locos en su propia caleta e incursionar así en la acuicultura de pequeña escala.

La autorización acaba de ser otorgada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) y con ella podrán “criar” a los moluscos en corralones (unas especies de jaulas), al interior de un área marítima de poco más de una hectárea.

La iniciativa de los pescadores de Chanavaya es pionera, pues en la Región de Tarapacá hay extracción de locos, pero no actividades acuícolas de pequeña escala que involucren a este recurso.

El sindicato que representa a la caleta, liderado por José García, concibió hace aproximadamente una década la idea de engordar locos. Sin embargo, solo ahora el proyecto se hizo realidad, gracias al tesón de esta organización artesanal y al apoyo de Subpesca.

 “Este mes de septiembre, mes de la Patria, trae una muy buena noticia: la autorización por parte de la Subsecretaría a la caleta Chanavaya para que puedan por fin, después de 10 años, desarrollar en su área de manejo un proyecto experimental de engorda del recurso loco. Es algo muy innovador, y un premio a su constancia”, destacó el director zonal de Pesca y Acuicultura, Brunetto Sciaraffia.

Hasta ahora, los pescadores de Chanavaya se limitaban a extraer locos -de manera controlada y conforme a la ley- desde su área de manejo, pero no intervenían activamente en el proceso de crecimiento de los moluscos.

Como pequeños acuicultores, en cambio, deberán desarrollar acciones diversas- vinculadas con la alimentación del loco, por ejemplo- de modo de propiciar la engorda del recurso, con miras a su posterior venta.

“La acuicultura de pequeña escala es una de los caminos que la Subsecretaría promueve para la proyección de la actividad pesquera artesanal, entre otras razones, porque contribuye a la sustentabilidad de los recursos”, subrayó Sciaraffia.

Bajo esa lógica, los locos en engorda de caleta Chanavaya deberán provenir exclusivamente desde áreas de manejo o centros de cultivo “debidamente autorizados e inscritos”, según previene la resolución exenta que acaba de dictar Subpesca.

El permiso obtenido por los pescadores se complementa con otras iniciativas impulsadas por la Subsecretaría en favor de la caleta, durante el último tiempo: la habilitación de una sala para procesar productos marinos y una planta desaladora que les entrega agua potable.

image_pdfimage_print