Luego de reunirse en calle Vivar con Zegers, estilistas, peluqueros y peluqueras de Alto Hospicio e Iquique, marcharon a la intendencia donde entregaron una carta al intendente demandándole autorización para ejercer su profesión como trabajadores esenciales.

En total fueron cerca 200 personas que se congregaron en el lugar, donde la mitad era de Alto Hospicio. Todos ellos son parte de la Asociación Gremial de Belleza Primera Región de Tarapacá en vías de conformación y obtención de personalidad jurídica.

Jhon Rebollo, representante de los “Barberos y estilistas de Alto Hospicio” que se ubican mayormente en avenida Ramón Pérez Opazo con Los Tamarugos, dijo que la acción obedece a que el gremio de la peluquería y barbería está en crisis total al no poder abrir sus locales.

Precisó que no tienen recursos para pagar sus arriendos y patentes, ya que no pueden funcionar porque no están considerados como trabajadores esenciales por el gobierno.

“Muchos de sus socios han quebrado y han tenido que cerrar sus locales, incluso algunos en su desesperación por generar recursos para solventar sus familias han sido sancionados por las autoridades de Salud, por abrir sus peluquerías y le han cursado multas de 2 millones 500 mil pesos”, afirmó.

Tampoco, sostuvo, han recibido apoyo y ayuda del gobierno para mantenerse sin trabajar en todo este tiempo. “Somos discriminados, ya que no se entiende que otros rubros y tipos de negocios, han recibido beneficios y sí pueden funcionar. Todos tenemos necesidades y familias a quien alimentar, por lo que la situación se hace insostenible”, enfatizó.

El barbero Rebollo, agregó que son más de un centenar de trabajadores afectados en más de 15 locales que se ubican solo en avenida Ramón Pérez Opazo. Además se sienten presionados por los dueños de los locales que les exigen el pago de los arriendos, que ascienden entre 500 mil y un millón de pesos, pero al no poder atender al público carecen de todo ingreso para cumplir los compromisos correspondientes.

También se quejó de la apatía del gobierno por no entregarle apoyo y ayuda a su sector. “No hemos recibido ningún beneficio y bono del Estado que les permita mantenerse y sobrevivir en sus casas mientras se encuentran confinados por la pandemia”, subrayó.

Explicó que cuando se inició la pandemia inmediatamente habilitaron y acondicionaros sus áreas de trabajo con los protocolos sanitarios para entregarle seguridad a su personal y al público, situación que no ha sido considerada y que esperan se revierta esa medida y se les autorice como trabajadores esenciales.

Por otra parte, el representante de los barberos de Alto Hospicio, reiteró el apoyo a los peluqueros, barberos y estilistas de la región, sobre todo, de Iquique que también han perdido sus fuentes de empleos, que se estiman en más de una veintena de locales con promedio de 7 personas cada uno, han tenido que cerrar definitivamente por no poder abrir sus peluquerías.

También no descartan tomar acciones más drásticas si no reciben una respuesta positiva del gobierno, como marchas y protestas en las calles. En estos momentos se están reuniendo con sus pares de Pozo Almonte y otras comunas del interior de la región para coordinar nuevas medidas para que los autoricen a trabajar y puedan superar la difícil situación social y económica que los afecta.

image_pdfimage_print