De aprobarse dentro del plazo, el basural El Boro podría cerrarse en los próximos meses:

La empresa Cosemar, a cargo del proyecto del relleno sanitario Santa Inés, ingresa este miércoles los últimos permisos correspondientes a la Seremi de Salud de Tarapacá, para poder gestionar el permiso de edificación de sus instalaciones, con la finalidad de iniciar las obras dentro del primer semestre de este año. Luego, con la autorización de la Dirección de Obras Municipales (DOM) de Alto Hospicio,  el nuevo relleno ubicado en el sector de La Quema, podría comenzar a operar en los próximos meses, poniendo así fin al grave problema medioambiental que representa el basural El Boro

El nuevo relleno sanitario Santa Inés está alejado de sectores habitacionales, ubicado a 11 kilómetros del radio urbano de la comuna, y ya cuenta con los permisos del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA). Pese a que recientemente la Municipalidad de Alto Hospicio, en representación de terceros, solicitó que se realizara un proceso de invalidación administrativa, en la empresa están confiados en que ello no prosperará, y siguen el itinerario de tramitaciones programado. “El desarrollo de este procedimiento de revisión no implica que la calificación favorable se vea alterada, se mantiene totalmente vigente con todos sus efectos. En consecuencia, nosotros seguimos adelante con los pasos que nos hemos impuesto para iniciar la construcción del relleno sanitario en los próximos meses, lo que permitirá cerrar definitivamente el actual basural El Boro, que tanto anhelan los vecinos de Alto Hospicio”, señaló Matías Camacho, director comercial de Cosemar. ”

En días pasados se informó acerca del proyecto mancomunado de Alto Hospicio e Iquique para la construcción de un centro integral de reciclaje que tendría un costo para el Estado de 14 mil millones de pesos, cinco veces más que el de Santa Inés, de financiamiento privado. “Siendo realistas, esa solución mancomunada podría llegar a materializarse no antes de 2024, si es que se otorgan los fondos desde el Gobierno central. Por lo tanto, el grave problema medioambiental que afecta desde hace años principalmente a los vecinos de El Boro no sería resuelto en el corto plazo, como amerita el riesgo para la salud pública que implica la presencia del vertedero a sólo 500 metros de las viviendas más contigua. La salud de la gente merece una solución al más breve plazo”, explicó Camacho.

El director comercial de Cosemar reiteró la buena disposición que tiene la empresa para evaluar opciones de convenios y acuerdos de financiamiento para el municipio de Alto Hospicio. “El actual alcalde podría pasar a la historia como el edil que finalmente logra cerrar el basural El Boro y aprovechar los recursos que podría otorgarle el Gobierno para construir 500 viviendas sociales, áreas verdes y otros, que cambiarían la vida de muchos de sus vecinos”, acotó.

image_pdfimage_print