En las comunas de Iquique y Pica

En tan sólo una semana, personal del Servicio Agrícola y Ganadero de Tarapacá logró desbaratar dos centros de acopio de productos agropecuarios de ingreso clandestino, los cuales se comercializaban a público en las comunas de Iquique y Pica.

El operativo se llevó a cabo en colaboración con personal de Carabineros y las Fiscalías de Iquique y Pozo Almonte, logrando incautar más de 300 kilos de productos de alto riesgo fito y zoosanitario, los que eran almacenados en condiciones insalubres, encontrándose muchos de ellos en avanzado estado de maduración y sin cadena de frío.

El decomiso se realizó en el marco de la labor preventiva permanente que realiza el SAG para detectar este tipo de ilícitos. En el caso de Pica, productos tales como papas, plátanos, locotos, yuca y mandarinas fueron incautados en un domicilio particular ubicado en el sector de Miraflores de dicho oasis, mientras que en el caso de Iquique, los productos de riesgo, entre ellos quesos frescos, eran vendidos a público en el frontis de una vivienda ubicada en el sector centro–sur de la ciudad.

“Pese a la emergencia sanitaria, este es un ilícito que sigue generándose en nuestra región producto de la alta permeabilidad de nuestras fronteras, sin embargo, el SAG se ha mantenido en constante monitoreo y fiscalización para evitar que alimentos que no cumplen con ninguna garantía de inocuidad alimentaria lleguen a la mesa de los tarapaqueños”, recalcó Alfredo Fröhlich, Director Regional del SAG Tarapacá.

En este sentido, Fernando Chiffelle, Seremi de Agricultura, señaló que sólo en el último mes Carabineros y el SAG han logrado incautar una tonelada y media de productos de dudosa procedencia, potenciales portadores de plagas o enfermedades que pueden afectar la producción agrícola local.

“Sabemos que la agricultura en estos tiempos de confinamiento es muy importante para la mantención de nuestra cadena de abastecimiento. Proteger su sanidad, evitando el ingreso clandestino de estos productos, o bien incautando aquellos que se comercializan de manera ilegal en nuestra región, es muy relevante para garantizar productos sanos y de calidad para nuestra comunidad”, puntualizó Chiffelle.

image_pdfimage_print