En Buenos Aires, las precipitaciones no cesan y, en esas condiciones, se determinó que el partido no se juegue esta tarde.

 

La final de ensueño tendrá que esperar. La lluvia se transformó en el enemigo inesperado de la definición de ida de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate, que debía disputarse hoy a las 17 horas. Las intensas precipitaciones anegaron la cancha de La Bombonera.

La determinación se adoptó después de la visita de inspección que realizaron el equipo referil a cargo del chileno Roberto Tobar y las autoridades de la Conmebol. La revisión determinó que no están las condiciones para garantizar que la integridad física de los futbolistas no corre riesgo.

La Conmebol confirmó que el partido se jugará este domingo a partir de las 16.00 horas.

Carlos Tevez atraviesa el campo de juego de la Bombonera. A su derecha lo acompaña Darío Benedetto. A su izquierda, Ramón Abila, a la hora que debiera haber comenzado la superfinal de la copa libertadores entre Boca y River. Pero la lluvia altero todos los planes.

«Cayeron más de 100 milímetros de agua en 12 horas. Más que durante el resto del año,que hasta hoy habían sido 90 milímetros», declaró Christian Gribaudo, secretario general del club de la Ribera. En tanto, Daniel Angelici dio su punto de vista: » Si hubiera sido por mí, lo hubiese suspendido antes». La cancha drena bien, pero esto sobrepasa todo. Y es la Conmebol la que define. No Boca».

 

 

 

 

image_pdfimage_print