El senador por la región de Arica y Parinacota, José Miguel Insulza, intervino esta tarde en la sesión especial de la sala del Senado que hoy se realizó para tratar la política de expulsiones de la población migrante y sus derechos fundamentales.

A juicio del parlamentario “tal vez no previmos lo suficiente cuando se dictó la nueva ley, es una buena ley de migraciones, pero la verdad es que nunca previó la cantidad de ingresos ilegales que iban a haber el año pasado en pandemia, en lugar de ser unos cientos los que cruzaban la frontera por pasos ilegales, fueron varios miles que, esperando y esperando en la frontera, después de haber venido desde Venezuela por una promesa que se les había formulado de darles una visa, optaron por entrar ilegalmente”.

Al respecto, el legislador socialista enfatizó en que “no se trata de ingresos clandestinos, hicieron lo posible por entrar y entraron, debimos haber sido más humanos con ellos y por eso voté en contra de la expulsión automática, porque no corresponde cuando se trata del drama y de las situaciones que están viviendo”.  Sobre esto último, indicó que “me gustaría preguntarle al subsecretario Galli, a cuántos expulsó hoy día en la mañana, y si tuvieron la posibilidad de interponer recursos de amparo, cómo se atendieron, y que dicen las cortes sobre este asunto. A estos mismos venezolanos fueron a los cuales prometimos la visa de responsabilidad democrática, los mandamos a buscar para que vinieran a Chile y ahora los expulsamos sin siquiera escucharlos”.

En la oportunidad, el senador Insulza citó a la Convención Interamericana de Derechos Humanos señalando que “hace bastante tiempo la Comisión señaló que la disgregación de venezolanos por el mundo obedece a los atropellos de los derechos humanos que los afecta en su país y en función de los principios de no retorno y no devolución en fronteras pidió acoger”.

El parlamentario sostuvo que estas expulsiones masivas “han sido una vergüenza a nivel internacional; acompañé a la delegación chilena en un encuentro de la delegación de la OIT que revisa la situación de los trabajadores migrantes, fue una buena reunión, donde el subsecretario Galli hizo una presentación de la ley, pero todas las preguntas fueron acerca de las expulsiones con overol, sobre por qué se echaba a esa gente y por qué se echaba de esa manera, por qué razón deben ir ministros y subsecretarios atropellándose al aeropuerto a ver cómo los echan, recuerda mucho a esos Estados Norteamericanos que permiten asistir a las ejecuciones ¿Por qué juegan con la dignidad de las personas de esa manera?”

“Esto provoca mucha indignación, tal vez sea cierto que esto finalmente nos divide, no en buenos y malos, tal vez vemos la vida de manera distinta y consideramos que esta es una indignidad, por lo que llamo al Gobierno a revisar estas expulsiones, tiene atribuciones para hacerlo, la Subsecretaria del Interior puede eximir una cantidad de casos, y evitar el sufrimiento a tantas personas, los temas están sobre la mesa, el gobierno tiene la posibilidad de terminar con esta vergüenza y así no hacernos pasar tan malos ratos ante los organismos internacionales que nos preguntan por qué hacemos estas cosas”, finalizó el senador Insulza.

image_pdfimage_print