Una sacerdotisa es gozadora y devota de disfrutar la vida. Está dispuesta a conectar con todo aquel que desee caminar el sendero de la Diosa, enseñándole la belleza y los arquetipos que yacen dentro de su alma. 

Una sacerdotisa dedica tiempo y amor a sus prácticas, a su corporización, a conectar a la Diosa en cada uno de sus sentidos y a escuchar su danza en cada ser viviente de este planeta. 

Una sacerdotisa es quien explora las profundidades, los rincones afilados del alma y se entrega por completo a su vulnerabilidad, comprendiendo que es un ser dual, que dentro de ella habita tanto la luminosidad, como la sombra. 

Una sacerdotisa es la manifestación de la ciclicidad de la naturaleza. Es quien comprende que la Diosa se encuentra presente en todas las cosas, en la nada y que el mundo es un lugar gris donde las tinieblas y la luz danzan constantemente de una forma alquimia, emocionante y embriagadora. 

El camino de la sacerdotisa es acompañado por la mano de la Diosa para compartir, nutrir y enseñar a todo aquel que se despoje del velo y vea el amor que sostiene al mundo. La Diosa es el pulso de la tierra y ofrece su néctar a quien esté dispuesto a saborear aquel elixir agridulce y reconfortante. La Diosa es quien impulsa el despertar de conciencia, ayudándonos a reconocer nuestra sexualidad, como también el poder interior. 

Paz Méndez 

Sacerdotisa de la Diosa 

Docente de Tarot 

Terapias a distancia 

IG @Pazelemental 

+56 9 78883784

image_pdfimage_print