“Si entregan permisos de salida no habría gente en la plazas y calles”

Dirigenta de migrantes manifiesta que día a día les cambian las exigencias

Con menos
migrantes entrando por Colchane, pero con presencia permanente en la capital
regional y acampando en plazas y otros lugares públicos, la preocupación de los
dirigentes de las agrupaciones que cobijan a los extranjeros está en que se
agilicen tramites para que puedan llegar a sus lugares de destino.

Karla
González, presidenta del Centro Social Cultural Deportivo Venezolano de
Iquique, manifestó que la gente que aún permanece en la ciudad es porque no
recibe el permiso de salida que entrega Carabineros, documento al cual cada día
le ponen requisitos distintos para emitir.

PERMISO QUE DEMORA

Cuenta que muchos
de los que están en la calle, que ya salieron de residencia sanitaria, tramitan
un permiso para que les dejen seguir el viaje.

“Esperan que
Carabineros les extiende el permiso sanitario que les solicitan, pero cuando
van no se los otorgan, se los niegan”.

¿Por qué
Carabineros les niega ese permiso, que razón entregan?

-A la razón que les den ese día. Al comienzo era que tenían
que cumplir la cuarentena de salida, la hicieron aquí. Después era que debían
tener el examen de Covid con 72 horas, iban y se los hacían, pero era absurdo
que lo pidieran si venían saliendo de la cuarentena.  Después que si la carta notarial de
invitación del familiar, se consiguen carta notarial del familiar que está en
otro lado esperando; después que no era la carta, que la persona que te invita
tiene que tener al menos un apellido tuyo, porque si no tienes los apellidos no
es familiar tuyo.  Uno dice oye, tengo
tantos primos, pero no tienen mis apellidos y somos familia.  Por ejemplo, mi esposa, la está esperando mi
hermano que no tiene los mismos apellidos pero es familia, ah  entonces el acta de nacimiento de sus hijos
para saber que ustedes son pareja,  pero
y si no tenemos hijo, ah entonces no pueden viajar. No puedo dar una razón
especifica de porque niegan un permiso, la verdad no sé por qué.

La gente me entrega esa información, que carabineros un día
dice una cosa y al siguiente otra. Eso se le dije a representante de OIM y uno
de los representantes los acompañó a hacer el trámite y verificaron que ponen
todas esas exigencias.

Después de todos eso cuando ya tienen el permiso de
Carabineros y van al terminal de buses a adquirir un pasaje a Antofagasta,
Santiago donde ellos van, hay líneas de transporte que no les quieren vender a
los venezolanos. Entonces la gente se va estancando en los sitios.

Si fuera más fluido el permiso, porque la gente no quiere
quedarse aquí, y en las agencias de pasajes les vendieran la gente seguiría su
camino y veríamos menos gente en las calles y plazas. 

La gente trae una cantidad de dinero, para los días que
estará acá mientras obtienen su permiso, pero si no son los cinco o diez días pensados
y son 20 días, entonces entran en la duda si comen o duermen en la calle.

Hay muchas expectativas de tener una vida distinta, pero son
muchas la trabas al darles un permiso y vender el pasaje.  Es un tema de voluntad, porque la gente no
piensa quedarse aquí, tienen familiares en Santiago y otras ciudades.  Algunos los están esperando con trabajo.

AYUDA

Respecto a
la labor que desarrollan las agrupaciones y organizaciones de ayuda a migrantes
en la región  manifiesta que desde la organización
que representa, están orientando a todos los venezolanos y les alertan de no migrar
de manera irregular, ilegal, porque no es sano, no les conviene y les traerá
problemas.

“Aparte de
eso, hay que ver como se les presta ayuda a nivel de información, se les
facilita todo tipo de orientación, de qué deben hacer paso a paso, terminar de
aclarar su situación en que se encuentran aquí. 
Hacemos colecta de comida cuando ya sabemos que están en algún sitio
arrendando, colecta de pañales,  a otros
que están en la calle les hemos conseguido colchones inflables, carpas, para
que se protejan del clima.

La semana
pasada llegó una ciudadana embarazada y con sus tres hijos, se le entrego un
dinero para alimentarse con desayuno, almuerzo y cena los días mientras estuvo
acá hasta obtener el permiso para viajar a Santiago, donde la estaban esperando”.

Al ser
consultada Karla González sobre el número de conciudadanos que están en la
región o la ciudad, tras ingresar de manera irregular, precisa que no hay una
cifra exacta actualizada por cuanto la mayoría que llega a Tarapacá están de
paso.

“No tengo estadística,
porque los venezolanos y venezolanas que llegan están mientras logran conseguir
el permiso de Carabineros para seguir camino a su destino. De algunos mantengo contacto
si, consultando asesoría.  A los que
creen erradamente que porque van a tener un hijo chileno se les dará nacionalidad
inmediatamente les decimos que no, pero nunca he tenido esa cifra. Las cifras
que entregan autoridades las tomamos como las oficiales”.

Ayuda,
entregamos alimentación y dependiendo de los casos son otros aportes, casi
siempre es colaboración de comida y la ayuda económica se prioriza cuando son
familias, adultos mayores o personas en discapacidad.  “Cuando llegan solos y son autovalentes es
distinto al caso por ejemplo de esta señora que llegó con 3 hijos y embarazada,
entonces a ese tipo de personas uno dice necesitan una mano que les ayude”.  

Cuenta que a
través de la página Facebook del centro social de los venezolanos de Iquique,
reciben variadas consultas, de muchos compatriotas que aún están en suelo
patrio.

“Muchos
preguntan antes de llegar. Hay quienes al enterarse de que no todo lo que dice
la gente es cierto, como eso de vente a Chile porque aquí los regularizaran,
que es fácil; deciden no venirse, no arriesgarse. Así como también hay quienes
la necesidad los obliga a venir, a los que están separados de la familia y
llevan 3 años esperando que el Consulado Chileno de Venezuela les dé una visa y
se cansan, decidiendo venirse así”.

Agrega
González que cada uno tiene una historia distinta, la mayoría que viene con niños
es porque ya tiene familiares aquí, uno de sus padres ya está aquí y tiene
tramites de visa abierto, esperando que el Gobierno de chile les diga sí para
que se reunifiquen como familia. 

“Me imagino
que por el estar separado, la soledad, el desespero del que esta solo aquí,
pues se arriesgan y deciden traérselos así. 
No los justifico, no los apoyo, pero me puedo poner en la situación de
ellos y diría bueno 3 años sin ver a mi esposo, tengo un hijo de cuatro años y
ya no me reconoce. Si trataron de hacer las cosas del punto legal. Hay muchas
solicitudes, el desespero de la gente y la necesidad de reencontrarse motiva
que vengan”.

XENOFOBIA

¿Nota
ambiente de solidaridad, xenofobia o indiferencia?

-Noto un
poquito de todos.  Vemos solidaridad en
casos de chilenos a familias con niños y tercera edad, ahí hay mucha empatía
con ellos.  Pero se nota xenofobia del
chileno y de cualquier extranjero hacia el venezolano porque no todos han hecho
cosas buenas.   

Se nota un poco de endofobia, (el desprecio a la propia cultura) porque  nosotros conocemos nuestras costumbres y sabemos identificar al venezolano que viene a trabajar, tratar de aportar de manera honrada y reconocemos al venezolano que no nos representa y cuando venga la deportación es el que debe salir, porque no trae buenas costumbres. Pero en general es más empatía porque todo en algún momento han compartido con los venezolanos y establecido buenos vínculos.