Durante el recién pasado 5 y 6 de julio, estuvo de visita en nuestra región, el actual Subsecretario de Minería y ex Intendente de la Región de Antofagasta, Edgar Blanco, con el fin de participar en distintas actividades en el rubro minero de la zona, continuando con acciones de su trabajo en terreno.

Como primera actividad, asistió a la ceremonia de clausura de un proceso de capacitación de SENCE, donde 9 jóvenes de la región, después de 8 meses de arduo estudio y realización de prácticas profesionales en talleres, se graduaron de Electromecánicos tipo C en la empresa Liebherr y van a poder seguir trabajando, contratados por la empresa. Hoy, tras culminar esta etapa de estudios y entrenamiento en el Centro de Investigación Científico Tecnológico para la Minería, CICITEM, estos jóvenes están preparados para iniciar su vida laboral. En palabras del Subsecretario Blanco, esta ha sido una muy buena primera actividad en la región, donde jóvenes que salieron recientemente del Liceo Técnico, tras esta especialización, están capacitados para poder insertarse en el mundo laboral de la gran minería. El Subsecretario señala estar muy contento de poder asistir a la culminación de este proceso que, por cierto, es la novena vez que se realiza y espera que se sigan desarrollando muchos, robusteciendo la mano de obra de la región, por lo que insta a más jóvenes de la región, no solo hombres, sino también a mujeres, que se interesen por aprender y desarrollarse en el ámbito de la gran minería, donde inmediatamente después quedan con trabajo.

El Subsecretario Blanco señaló, además, que en horas de la tarde se trasladaría hasta el puerto de Mejillones, que se transformará en uno principales puertos de salida del concentrado de minerales, poniéndose al servicio de toda la producción minera de la región, para llevarla de la manera más rápida y segura a los puertos de destino.   

El Subsecretario Blanco comenta que en Chile tenemos dos formas de exportar el cobre, la primera y la más tradicional, es la que todos conocemos, que son en placas de 200 kgs., y la otra forma es el concentrado, que un material en un polvo, gris, que contiene 30% de cobre y que es el resultado del proceso de concentración que se hace con los minerales sulfurados de cobre, que se chanchan, se muelen, se flotan y se secan, siendo este formato, el que hoy en día es lo que más exportamos  desde Chile hacia el extranjero y el puerto de Mejillones será el principal puerto de salida hacia los mercados compradores de este producto.

En su visita a nuestra región, el Subsecretario Blanco materializó la entrega de elementos de protección y seguridad personal, por parte del Consejo Regional de Seguridad Minera, CORESEMIN, tanto en Taltal como en Tocopilla, visitando una faena en el sector Michilla, donde, en la misma instancia, también se hizo entrega de la certificación por cumplimiento de protocolos COVID en faena, sello que se otorga cuando una faena cumple con  todas las normas sanitarias que se instruyen desde el Ministerio de Salud y que se verifican mediante el cumplimiento de un listado de protocolos dinámicos, que varían de acuerdo a indicaciones del MInsal y que se controlan con inspecciones periódicas realizadas por funcionarios de la ACHS.

¿Como ve el desarrollo económico de la región en la industria minera?

La minería siempre ha sido la industria productiva más importante de nuestro país y particularmente dentro de Chile, es la región de Antofagasta la que más aporta en este sector productivo. La minería no se ha detenido durante la pandemia. Hemos seguido trabajando, gracias al cumplimiento de los protocolos de seguridad y de normas sanitarias que se han mantenido por parte de los trabajadores mineros y eso nos ha permitido estar en mucho mejor pie, en relación con las otras industrias, que se han visto muy afectada por el tema de la pandemia. Hoy en día, la minería sigue avanzando, ya se afianzó lo que es producción y también estamos creciendo en proyectos de construcción, hay plantas desaladoras que también se están pensando para más adelante, hay mucho dinamismo en la industria y esto va a impulsar la generación de más empleos, fortaleciendo una de las principales falencias actuales en la región.

¿Y con la generación de empleo, cómo ve usted la incorporación de la mujer en la industria? A su parecer ¿faltan más mujeres en puestos directivos para la toma de decisiones?

De todas maneras, faltan mujeres en la industria y eso es algo que se ha ido revirtiendo en el transcurso del tiempo. La presencia femenina siempre es necesaria y es algo que hemos ido aumentando en la industria minera. Dentro de los estamentos de la minería, tenemos operadores, supervisores y ejecutivos y donde más carencia vemos es en la parte de operación y mantenimiento. Siendo   incluso ese sector donde tenemos más posibilidades de que ingresen mujeres, porque es donde hay un mayor número de trabajadores, es donde menos postulantes tenemos. Es así, que hago un llamado a las mujeres a que se atrevan a romper ese paradigma y a que se atrevan al reto de subirse a los camiones, a las palas y estén conscientes de que también pueden trabajar en un taller. La fuerza física no es necesaria para llevar adelante estas tareas. Existen variadas y nuevas tecnologías, por ende, hay muchas actividades que todos podemos realizar, independiente del género. Estamos incentivando que las mujeres postulen y que las empresas tengan puestos preferentes para ellas, sobre todo en la región de Antofagasta. Ojalá que, desde niñas, desde el Liceo las jóvenes se interesen por la actividad minera y que participen, se capaciten y puedan también ser parte de esta importante actividad productiva. Nosotros trabajamos con el Ministerio de la Mujer y participamos en la mesa Mujer y Minería, que funciona a nivel regional y nacional, donde se juntan los entes públicos, de capacitación y las empresas y hemos estado trabajando en conjunto, muy fuertemente y con muy buenos resultados en varios puntos, para ver las posibilidades para que la industria minera pueda recibir a nuestras mujeres.

¿Cómo ve la ayuda a la pequeña minería?

Durante el año 2021, hemos mantenido nuestros planes y programas de los proyectos PAMMA. Además, hemos incrementado el fortalecimiento en las carteras de proyectos regionales financiados con el FNRD. En Antofagasta, ya estamos dentro  del plazo,  que rige hasta el próximo  15 de julio,  para que las pequeñas mineras artesanales postulen a fondos concursables y  puedan acceder a financiamientos para el apoyo de su producción, destinados a financiar soportes que vayan en directo beneficio de la operación de los mineros, adquisición y renovación de herramientas, equipos, maquinarias, implementar más metros de avance, arriendo de maquinaria e invertir en todo aquello que les ayude a desarrollar sus proyectos y hacerlos más productivos,  para que a futuro ojalá accedan a obtener  mayores recursos desde el Estado, para potenciar su actividad.

¿Cómo ve el apoyo de las empresas mineras de la región hacia la ciudadanía, durante esta pandemia?

Desde el principio de la pandemia, donde era todo muy incierto y no teníamos muchos datos ni experiencias previas, recibimos una inmediata y muy buena disposición, por parte de las empresas mineras,  para poder desarrollar distintas actividades que fueran complementarias con lo que  estábamos ejecutando como Estado, para realizar diversos trabajos colaborativos, que sean  complementarios y que a veces, cuando las empresas pueden reaccionar más rápido, pueden llegar  pronto con asistencia directa a las personas y después completar con las ayudas que entrega el Estado. En ese sentido, se ha realizado un trabajo bien intenso y muy fructífero. La gente pudo ver, entre otras cosas, cómo se desinfectaban y limpiaban las calles con camiones, que se hizo entrega de útiles personales y ayuda directa a los consultorios. Ahora, se ha dispuesto un vacunatorio, financiado por una empresa minera, para atender a toda la ciudadanía que así lo requiera. Así mismo, también se ha podido vacunar a personas que están alejadas de los centros urbanos. Además, hoy en día, existe un fuerte compromiso de las mineras para este proceso de reactivación que estamos viviendo, que también es muy relevante para el desarrollo y pronta recuperación de la economía de nuestro país.

Hemos visto que se están implementando nuevos métodos de producción minera mediante tecnologías limpias ¿Cómo está el impulso en la región de estas tecnologías?

Es fundamental a nivel nacional, no solo en la región de Antofagasta, la implementación de estas nuevas tecnologías y no solo en la industria minera, sino también en otras áreas productivas. El paso de esta implementación genera una industria minera más sostenible y favorece una minería más verde. Para eso, hay dos componentes principales: primero, el buen uso del agua y los recursos hídrico y el otro, son las energías renovables no convencionales. Con respecto al agua, esperamos que de aquí al año 2030, más del 50% de las operaciones mineras se abastezcan con agua desalada, gracias a los proyectos que hoy en día existen y también, que el 75% del agua que se ocupa de los procesos mineros se reutiliza, es decir, se vuelve a ingresar a la actividad productiva, mediante un proceso de limpieza. Por lo tanto, estamos trabajando para ser muy eficientes como industria en el uso del recurso hídrico, sobre todo en la zona norte, que es una zona que tiene carencias de agua y donde estamos en un período extremadamente seco.  Por otro lado, respecto a las energías renovables, las matrices de generación eléctrica para las empresas mineras también van en aumento, considerando incluso terminar anticipadamente contratos, para poder ingresar con contratos de energía renovables no convencionales. Hoy día, cerca de un 35% de la energía de la minería, viene de energías renovables no convencionales. Nosotros tenemos muchísimo sol, hace poco se acaba de inaugurar la planta de Cerro Dominador, estas son energías nuevas, energías limpias, que vienen a robustecer la matriz energética que tenemos en la región de Antofagasta, que van a posicionar a nuestra industria dentro de las más sostenibles de esta región. En la minería somos muy intensivos en el uso de la energía en algunos procesos, en los que el uso de baterías no es suficiente, por lo tanto estamos incluso investigando para poder aplicar el hidrógeno verde en los camiones de alto tonelaje, por ejemplo o en los equipos que necesitan un uso intensivo de potencia, así es que siempre estamos tratando de ir a la vanguardia, somos un laboratorio natural en el norte de Chile para poder hacerlo, el sol que nos permite producir hidrógeno verde. Espero que los proyectos que se están en carpeta hoy día puedan avanzar y de esa forma sigamos siendo pioneros en el uso de energías renovables. Desde el punto de vista de la operación en sí, las empresas no notan la diferencia, porque siguen teniendo energía, pero lo importante es la trazabilidad y como cada una de las empresas va cumpliendo con sus compromisos de descarbonización y de carbono neutralidad. Eso es lo que hace la diferencia y que después vamos a poder decir que el cobre de Chile no tiene huella de carbono. Eso hace que nuestra principal exportación tenga una posición distinta en el mercado internacional, sobre todo cuando estamos viendo que cada vez es más importante la trazabilidad de los productos que se están poniendo en el mercado, porque es importante no solo decir que nuestro cobre es producido respetando las leyes, pagando los tributos que corresponden, respetando a los trabajadores si no que también respetando el ecosistema.     

¿Cómo ha sido su participación y la percepción que usted tiene en esta nueva faceta de su vida laboral, de estar en terreno, en las distintas regiones mineras, con diferentes actores y distintas realidades, entre la gran y pequeña empresa de la industria minera?

He podido recorrer y ver cada una, desde sus particularidades, que se ven reflejadas en ellas, como las grandes empresas se han podido mantener y se han ido recuperando y como los pequeños productores de oro del sur, por ejemplo, día a día se están esforzando para poder sacar adelante sus faenas. Aquí lo importante es la templanza de las personas, la resiliencia que han mostrado para poder levantarse de todas las adversidades y también que es fundamental que veamos como ser un aporte a la comunidad. Eso es super destacable, yo creo que todos hemos tenido un rol y lo hemos podido llevar delante de muy buena manera. Quiero aprovechar la oportunidad de agradecer el trabajo de todos los hombres y mujeres que trabajan en la minería y les hago un llamado a seguir cuidándose, que entiendan la gran responsabilidad que tienen y que tenemos como industria minera, para seguir sacando adelante y reactivando la economía de nuestro país. Gran parte de lo que estamos haciendo ahora es gracias al apoyo y a los recursos que la minería entrega y eso nos da una gran esperanza a los habitantes de todo Chile. 

image_pdfimage_print