Un llamado a autoridades y ciudadanos de la región para que se unan y logren sanar a la región de la enfermedad que afecta a Chile, la desigualdad, el administrador diocesano Guillermo Fajardo realizó ayer el Te Deum por la Independencia Nacional en la Catedral de Iquique.

El pastor de la iglesia católica iquiqueña mencionó que era bueno que después de este tiempo de pandemia, podamos como nación y con los cuidados necesarios, recuperar nuestra marcha  y juntos  elevar nuestras oraciones a Dios al conmemorar la independencia patria.

Luego de la lectura del evangelio según Marcos, el padre Fajardo se preguntó qué nos  dice ese evangelio hoy  en medio de una pandemia.  Mencionó que la sociedad chilena se ha ido enfermando.  A nivel latinoamericano  ocupamos primeros lugares en deterioro de salud mental y consumo de antidepresivos, en suicidio juvenil y de adultos mayores.

“La cuarentena afectó con soledad, afectiva y pobreza extrema. El síntoma que Chile se ha enfermado, nos transformamos en sociedad violenta con asaltos,  robos, droga y asesinatos.  Ese es el síntoma de la enfermedad en Chile.  Se ha perdido la capacidad de poner atención a los otros. Nos descalificamos, se perdió capacidad de escuchar para buscar el bien común, reina el egoísmo. Ese es el síntoma que Chile se enfermó”.

Mencionó que la pobreza se agravó e hizo evidente la debilidad de la economía. “En Tarapacá es donde más subió la pobreza, del 6  al 14 % según la Casem, es decir los pobres de nuestra región hoy son más pobres que ayer. La pandemia dejó en evidencia la desigualdad social chilena”.

CHILE UNIDO

Habló que el camino de la sanación para Chile está en el evangelio, tal como  Jairo se acerca a Jesús para buscar la sanación de su hija enferma. 

“Ese camino nos ilumina, debemos tener humildad para acércanos a una meta,  dejar trincheras y buscar una solución a la enfermedad que afectan a nuestro país.  Invito a las  autoridades, ciudadanos,  convencionales, empresarios, trabajadores  acercarnos a conversar. Hay tantos desafíos para solucionar con tan solo dejar los intereses partidistas. Para sentarse a dialogar hay que abrirse de verdad al dialogo. Hace mal la mentira y las descalificaciones,  no es  bueno ver que los que ostentan mayor autoridad no respetarse por pensar distinto. Chile es amplio y variado”.

También pidió a los Convencionales Constituyentes, construir Chile con responsabilidad, que sean capaces de dar testimonio que buscan un Chile equitativo y justo para todos. Los invitó a redactar una constitución con mirada  que el país tiene historia y valores como el cuidado de la vida, importancia de la familia.

“Desde esta Catedral invitamos a las autoridades de la región y ciudadanos de nuestro norte a unirnos y juntos escuchar la voz de Cristo que nos dice: Chile levántate, levántate Chile, no bajes los brazos y no  olvides tu historia, aprende del pasado, reconciliados será posible construir un Chile más justo, erradicar la pobreza,  entregar a  los niños educación en sabiduría. A ti Chile te digo deja el desánimo, levántate y construyamos un país donde se respire respeto, cordialidad, justicia verdad, perdón, ternura y la fe  y sobre todo se respire el amor. Le rogamos a la Virgen del Carmen, la estrella de los  caminos, la Chinita del Tamarugal, que nos cubra con su manto. A ti Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama por ti”.

image_pdfimage_print