La costa oriental del Mediterráneo está sufriendo la peor ola de calor del país en más de tres décadas.

Las temperaturas han llegado a los 47,1 °C en algunas zonas del norte de Grecia.

Estas inusuales y extremadamente altas temperaturas, están detrás de los 150 incendios que se han registrado en la zona, principalmente en Turquía y Grecia, en los últimos días, avivados por los fuentes vientos.

«Seguimos librando una batalla titánica en muchos frentes», dijo el viceministro de Protección Civil, Nikos Hardalias, durante una sesión informativa.

Los incendios han arrasados tambien con casas. La gente ha tenido que huir.

«Los próximos días serán más difíciles».

Una docena de aldeas fueron evacuadas cerca de la región occidental del Peloponeso, en Grecia, donde se llevaron a cabo los antiguos Juegos Olímpicos.

«Estamos haciendo todo lo posible para salvar este lugar sagrado», dijo el alcalde local Panagiotis Antonakopoulos a la cadena de televisión Open TV.

«Después de vidas humanas, nuestra prioridad es salvar nuestra historia».

Mientras, en la capital, Atenas, los bomberos intentaban controlar las llamas después de que miles de personas se vieron obligadas a huir de sus hogares.

El fuego no ha dado tregua ni de noche ni de día.

La ciudad permaneció envuelta en humo durante todo el miércoles, y a los residentes con problemas respiratorios se les dijo que permanecieran en sus casas.

El aire en la ciudad estuvo cargado hasta con 465 microgramos de polvo fino por metro cúbico, siendo 50 microgramos el límite establecido por la Unión Europea.

En la isla de Evia, 200 kilómetros al norte de Atenas, decenas de personas huyeron en bote cuando los incendios forestales se extendieron rápidamente, quemando todo a su paso.

«Estuvo ardiendo toda la noche. El bosque fue destruido, las aldeas fueron quemadas. Dejamos atrás nuestras casas, dejamos nuestras mascotas», dijo a Skai TV Christina Katsini, una residente local citada por Reuters.

El humo cubría Atenas.

«Nunca había visto esta devastación»

Turquía lleva varios días seguidos luchando contra el mismo problema.

El pasado fin de semana, los turistas y residentes tuvieron que ser evacuados en el sur del país después de que más de 130 incendios arrasaban con bosques y casas durante seis días consecutivos.

Se desplegaron embarcaciones de la Guardia Costera turca, asistidas por botes privados y yates, para llevar a los turistas a un lugar seguro, según informaron los medios locales.

Los incendios ocasionaron la muerte de ocho personas.

Afectados por los incendios en Turquía han tenido que ser evacuados en bote.

«Habíamos tenido pequeños incendios antes. Pero nunca había visto esta devastación», le cuenta una mujer a la BBC.

«Ahora (el fuego) está por todas partes».

Una panorámica que muestra las gravedad de los incendios en la región de Antalya, Turquía.

Los peores incendios se han producido a lo largo de las costas del Mediterráneo y el mar Egeo, una importante región turística.

Las fotos satelitales mostraron vastos bosques quemados después de que las llamas consumieran casi 100.000 hectáreas.

Cientos de personas han buscado tratamiento médico a raíz de los cientos de incendios, la mayoría de los cuales han sido dados de alta del hospital.

Los incendios han sido los más intensos registrados en Turquía, dijo un monitor de la atmósfera de la Unión Europea.

Con las temperaturas aún en ascenso, es probable que haya más incendios y contaminación por humo en la región del Mediterráneo.

Otra zona afectada ha sido Pescara, en Italia, donde al menos cinco personas resultaron heridas después de que un incendio obligara a evacuar a cientos de complejos turísticos y hogares.

Los expertos dicen que el cambio climático aumenta no solo la frecuencia sino también la intensidad de los incendios.

Las autoridades han tenido que recurrir a todos los recursos disponibles para salvar a la gente.

Fuente: BBC Mundo.

image_pdfimage_print