Un beneficio adicional de la investigación relacionada con la inmunización contra el Sars-coV-2 será el desarrollo de una vacuna que previene contra el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, VIH Sida. Una vez que se complete la Fase 3 de estos estudios, la ahora enfermedad de transmisión sexual más letal conocida podría tener una solución más pronto de lo que jamás se pensó. 

Isabel Frías 

Periodista U.C. 

En nuestro país, existe una organización y plataforma denominada Observatorio Social de Políticas de VIH que –con una mirada de conjunto– durante este mes compartió su preocupación por alrededor de 10 mil personas que –sabiendo su diagnóstico– no estarían recibiendo su tratamiento.  

Y es que la pandemia del coronavirus ha captado los esfuerzos sanitarios en Chile y en el resto del mundo, mientras se postergan o puesto en pausa labores estratégicas como son la toma de exámenes y la accesibilidad a los medicamentos para los ya diagnosticados. 

Dentro de este panorama algo sombrío, una buena noticia ha elevado los ánimos de los profesionales vinculados a este tema: Se trata del sólido avance en Fase 3 de los estudios científicos que está desarrollando un laboratorio belga–estadounidense en conjunto con la Red de Estudios de Vacunas para el VIH, cuyos responsables han admitido que este progreso se relaciona directamente con los aportes y descubrimientos realizados con motivo de la pandemia del coronavirus. 

SU ÚLTIMA ETAPA 

El equipo profesional ha estado en contacto estrecho con los investigadores de los numerosos grupos mundiales que están investigando una solución para el covid19 y, bajo ese contexto, surgió la idea de reenfocar el trabajo desplegado hasta el 2020 y se optó por utilizar la misma tecnología que la empresa farmacéutica Jassen seleccionó para desarrollar una vacuna contra el coronavirus. 

Aunque existen varias compañías trabajando con el mismo norte en diversos países, Mosaico de Jassen es el único estudio que está en Fase 3: Esto significa que se encuentra en la última etapa de ensayos clínicos para una terapia contra el VIH en el mundo. 

Específicamente este ensayo probará si la dosis puede prevenir la infección en 3.800 hombres y durará entre 24 y 36 meses, por lo que se estima que los resultados estarán disponibles en el 2023. 

A grandes rasgos y dicho en un lenguaje lo más simple posible, Mosaico está testeando dos vacunas que tienen un adenovirus modificado que se encarga de transportar al interior de las células el ADN de sus proteínas más representativas, generando anticuerpos en contra de ellas. 

PROGRAMA PREVENTIVO MINSAL 

El recorrido de este desarrollo ha sido, no obstante, tan silencioso como largo. Primero se evaluó como terapia para el terminar con el VIH. Sin embargo, las evidencias empíricas terminaron por convertirlo en un tratamiento preventivo.  

Toda la evidencia actual se centra, en todo caso, hombres que han tenido sexo con hombres, mujeres transgéneros y –más recientemente–en las llamadas mujeres cisgénero que son aquellas que se identifican con el fenotipo sexual con el cual nacieron. 

La Fundación Chile Positivo se mostró satisfecha con este anuncio científico y estima que representa una noticia positiva. No obstante, pone de relieve la necesidad de entender la vacuna como una prevención y no como un cura: “Nos parece un avance científico importante y va a ser particularmente importante para Chile, en tanto sabemos que en los últimos diez años ha habido un aumento significativo en el número de nuevos diagnósticos”, expresaron sus voceros. 

Por su parte, el Ministerio de Salud ha recordado que lanzó el programa de Profilaxis de Pre-Exposición (PrEP) en nueve hospitales del país, el cual previene la enfermedad en personas propensas a infectarse a través de la ingesta de pastillas.  

Estudios recientes han demostrado que esta prevención reduce en más de un 90% el riesgo de contraer la infección durante las relaciones sexuales cuando el medicamento se toma de forma correcta. Según datos de la Fundación Chile Positivo. Actualmente en Chile solo 342 personas la recibirían, a pesar de ser uno de los métodos más eficaces conocidos hasta este momento. 

Por ello, la farmacéutica belga-estadounidense se ha llevado aplausos entusiastas porque incrementa las posibilidades de dar con una solución más  

Robusta al drama que afecta de un número impreciso de personas, contados los ya diagnosticados con aquellos que desconocen su condición y siguen –sin saberlo– diseminando un virus que aún no tiene cura. 

image_pdfimage_print