Recientemente el Instituto de Salud Publica en Chile ha autorizado el uso en emergencias de la vacuna Sinovac para niños mayores de 6 años, garantizando que su decisión contó con el respaldo académico y científico necesario para adoptar dicha medida. No obstante, el director del Instituto de Salud Pública (ISP), recalcó que es importante que tanto profesionales de la salud, profesores y padres, notifiquen eventos adversos que pueden estar asociados a esta vacuna, para realizar un control y seguimiento adecuado para este proceso.  Al igual que en Chile, son varios los países que han decidido comenzar con el proceso de vacunación en adolescentes. Canadá fue el primero, la FDA en Estados Unidos, aprobó el uso de Pfizer para adolescentes al igual que la agencia de Europea de Medicamentos (EMA). Pero ¿qué información nos entregan los estudios en rangos etarios de menores de 18 hasta 12 años? y ¿que se conoce sobre los efectos en menores más pequeños? Según la Agencia Europea del Medicamento (Ema), la respuesta inmune generadas por Pfizer, en niños de 12 a 15 años, era comparable a grupos etarios mayores. Por otra parte, Moderna, presentó ante la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y Ema, estudios en fase III, pasara la autorización de emergencia en adolescentes. Respecto de Coronavac, se informaron estudios de un ensayo clínico de fase ½ que mostraron que tenía buena tolerancia, seguridad e inmunogenicidad en grupo etario de 3 a 17 años. Sobre los efectos trombóticos de vacunas de ARNm, aún no resulta claro cómo pueden afectar a la población infantil tras la aplicación. En estos casos, los niños infectados pueden desarrollar síndrome inflamatorio multisistémico dentro de 2 a 8 semanas posteriores a la infección. Pudiendo suceder en niños que presentan síntomas leves o que no presentan síntomas. En estos casos, se pueden necesitar hospitalización o internación en una unidad de cuidados intensivos y la mortalidad general es de aproximadamente 1% a 2%. Es evidente que en la medida que los adultos son vacunados, la población menor queda mas expuesta al virus y podrían actuar como reservorio. Si bien, faltan estudios que entreguen más información al respecto, también es relevante que el ISP, haya autorizado el uso en emergencia, sobre todo, para casos de niños trasplantados o inmunodeprimidos (de 6 a 12 años) que necesitan el uso de la vacuna. La mayor seguridad se conseguirá con los nuevos estudios pudiendo con ello iniciar una vacunación que amplíe el grupo etario protegiendo a la población.

Dr. Camilo García de la Barra

Director Medicina 

Universidad Andrés Bello

image_pdfimage_print