Resulta increíble que a más de 50 años de inaugurados los edificios de la remodelación El Morro, las veredas de avenida Arturo Prat en esa época llamada Souper, sean las mismas. La única diferencia es que hoy están en un estado de “catástrofe”.  Desplazarse resulta una verdadera odisea, el riesgo de tropezarse y caerse es muy alto especialmente para quienes llevan toda una vida viviendo ahí y forman parte de la tercera edad.

Rodrigo Malagarriga, presidente del club deportivo Unión Morro, dijo que se ven muy afectados por las veredas del sector de la remodelación, donde el año 2018  se hizo cambio de veredas  y aceras pero no les renovaron las destruidas baldosas amarillas que están desde 1968, cuando se inauguró dicho conjunto habitacional. 

“Es un peligro no solo para nosotros como vecinos, sino para toda persona que transita hacia la playa, a las oficinas de Capredena y la feria de los viernes. Este sector alberga personas adultas mayores que han sufrido accidentes, con fracturas y heridas. Si no alzamos la voz para que se nos escuche en Serviu, nada mejorará.  Hay nula presencia de ellos acá para realizar un arreglo.  Acá vive de gente de tercera y cuarta edad y en caso de algún imprevisto o desastre de la naturaleza será difícil correr por estas destrozadas veredas”

Por su parte la agente regional de Capredena, Alicia Cárdenas Núñez, mencionó lo imperioso de mejorar la senda peatonal para evitar caídas, los que provocan graves lesiones y heridas principalmente a senescentes.

“Es evidente el daño de las veredas, nosotros como caja de previsión tenemos usuarios adultos mayores y es un riesgo para ellos. Muchos se movilizan en silla de ruedas o con bastones y esto les provoca accidentes. Muchos han tenido caídas quedando lesionados. Urge lograr un arreglo y la mantención de las veredas. El 2018 solicitamos que se atendiera esto y la respuesta fue que el proyecto se concretaría el primer semestre del 2019, pero se fue postergando”.

SERVIU

Desde el 2016 que la junta de vecinos N° 23 “Remodelación El Morro”, está gestionando ante Serviu solución para la necesidad comunitaria. 

Nelson Sepúlveda, presidente del grupo vecinal exhibió documentos donde pide a Serviu que actúe.  Mencionó que cuando se materializó el proyecto de conservación de aceras y soleras se instalaron letreros de la obra, donde se indicaba plazo de ejecución 45 días corridos, “comenzaron los trabajos en el borde costero por Thompson con la Costanera, pero al llegar a Thompson con Arturo Prat vimos que dejaron los pallets con soleras en el borde del mar y al preguntar por qué no las cambiaban dijeron que no estaba en el proyecto”.

Comentó que al final las soleras terminaron en el mar, “tengo fotos donde se ve que las soleras terminaron tapando socavones y gente inescrupulosas vino y se las llevó.  Un trabajo mal hecho.  Después mandaron un plano de lo que harían en enero, pero no se hizo nada.  Vemos que Serviu sigue haciendo otras pegas, pero lo nuestro nunca se retomó. Esto parece burla para nuestros vecinos especialmente los adultos mayores. Estamos en el Siglo 21 y El Morro sigue con veredas infames, donde la gente no se puede desplazar. Recuerden que en el casco antiguo viven adultos mayores, los vecinos, la gente no puede pasar con sus carritos en días de feria. La gente necesita respeto. Ojalá que Serviu se anime y haga la pega”.

image_pdfimage_print