Los vecinos del sector afectado lo conocen como el monumento al socavón  y los  conductores de la locomoción colectiva y particulares se acostumbraron a “hacerle el quite”. Estas situaciones son las que muchas veces colman la paciencia de la comunidad.

El pasado 9 de febrero un inusual fenómeno climático afectó a Iquique con una intensa lluvia. Y después se repitió el 5 de abril.

Recordemos que el 9 de febrero del año en curso todo Iquique fue sorprendido con una intensa lluvia que en más de tres horas causó estragos en una ciudad que no está preparada para enfrentar un fenómeno climático que ni siquiera advirtieron los expertos en meteorología ni menos fue mencionado en cuanto a su potencia, puesto que habían anunciado lluvias y tormentas eléctricas en la pre y cordillera de la Primera Región. Pero el agua se presentó a partir de las 7.00 horas, en Iquique y dejó entre 11 y 12 milímetros de lluvia intensa y lloviznas que mojaron anegaron todos los inmuebles iquiqueños, Alto Hospicio y otras comunas, por la precariedad de los techos, no sólo de las viviendas antiguas, sino también de las nuevas dejando en evidencia que hay más de material ligero que firmeza y calidad.

En esos inusuales acontecimientos, fueron numerosas las calles anegadas en diversos barrios de la comuna. Uno de los hechos que más llamaron la atención ese día fue el socavón que apareció en avenida “Santiago Polanco Nuño”, entre los pasajes “Rubén Donoso” y “Pampa Engañadora”, donde cayó un automóvil y esa foto debe haber sido la más vista en los medios locales, nacionales y las redes sociales.

Ese socavón fue rellenado provisoriamente con arena, se colocaron barreras de protección, unas señalizaciones advirtiendo el peligro y aún no se repara, dejando la vía con un tramo sin usar, pese a que se sabe que esa avenida tiene una enorme afluencia vehicular durante todo el día.

Consultado el concejal Juan Lima Montero respecto a este tema señaló que “el Concejo Municipal abordó esta situación en su oportunidad y  se asignaron 59 millones de pesos para reparar el socavón y el plazo de ejecución era de 45 días. Sin embargo aún no se realiza su reparación, por lo que solicitaré una información oficial a la Alcaldía, puesto que lo último que se supo fue que el trámite estaba en proceso de licitación. “Comprendo el enojo no sólo de los vecinos del sector, sino de todos los iquiqueños que transitan por esa avenida. Los vecinos afirman que es mucho tiempo, pasaron nueve meses y aún no se repara. No puede ser.”, concluyó el concejal.

En su oportunidad, el alcalde Mauricio Soria Macchiavello dijo que el Serviu les solicitó la ejecución de la obra a la municipalidad, sin embargo, que “al no haber sido decretada la Zona de Emergencia los plazos no pudieron ser acortados, por lo que se debió esperar primero el traspaso de recursos desde la SUBDERE y luego llamar a la licitación de los trabajos, el que siguió los cursos y etapas de cualquier otra obra de envergadura”.