Aunque la convocatoria  era a expresarse en forma tranquila  para hacer sentir a las autoridades del nivel central y sus representantes en la zona, que se debe actuar rápido y con eficacia en la crisis migratoria que enfrenta Tarapacá;  hubo situaciones que empañaron el objetivo de la movilización social y dejaron claro que entre los iquiqueños existe xenofobia y racismo.

Todo transcurría en normalidad hasta el momento que un grupo de exaltados “patriotas”, comenzó a amedrentar a un grupo de migrantes que acampaban en el borde costero,  tras el desalojo del viernes de la Plaza Brasil.

Los gritos de “Fuera, fuera, váyanse a su país”, aumentaron y más gente llegó al lugar, debiendo los extranjeros desplazarse hacia los requeríos del sector bajo la Plazoleta Slava.  Esto lo aprovechó un sujeto para arrastrar, la ya destartalada carpa de la familia foránea y exhibir como un trofeo de guerra, siendo “aclamado” por el gentío que no contento con eso se avalanzó para agredir a los migrantes.  Un dato curioso de esta situación fue la presencia de locutores radiales iquiqueños que lejos de llamar a la calma avalaron la actitud violenta de esos  patriotas. 

La acción humanitaria de otras personas y. también la llegada de Carabineros aportó tranquilidad.

Más  tarde, cuando la columna ya no era lo masiva del inicio, los manifestantes volcaron toda su rabia y falta de humanidad encendiendo  barricadas en la avenida Luis Emilio Recabarren con Las Rosas.  Allí, tomaron las pertenencias de un grupo de migrantes -que alertados por residentes del sector habían salido minutos antes- entre lo que había  carpas, colchones, ropa  y juguetes, para generar una fogata.

Este proceder se concretó sin que hubiera presencia policial cercana.

Otro incidente se dio pasadas las 15 horas en calle San Martín con Ramírez, cuando un grupo minoritario llegó hasta la casa que ocupan migrantes , donde intentaron derribar la puerta para sacarlos del lugar. 

Hubo un intercambio de objetos contundentes y amenazas con armas que al parecer serían de fuego. La presencia de Fuerzas Especiales logró controlar el incidente. 

Sobre este hecho habló el Comisario  Jaime García, indicando que la situación está en investigación para determinar si efectivamente la amenaza fue con arma de fuego,  ya que la única prueba existente es la declaración de dos personas y un video grabado en celular.

Balance policial

Según Carabineros la marcha fue de 5 mil personas y medios de comunicación de la capital cifraron en 3 mil adherentes, se desplazó luego por Tadeo Haencke  hacia el oriente llegando a Héroes de La Concepción, Las Rosas, avenida Luis Emilio Recabarren, Diego Portales, Vivar hasta plaza Condell, donde ya no eran más de 100 los manifestantes  y culminó la marcha.

El coronel Andrés Arenas, prefecto de Carabineros, estimó en unas 5.000 personas las que se manifestaron, y calificó de menores los incidentes que hubo en algunos sitios.

“Se trató netamente de encarar a gente que tenían alguna característica extranjera, pero fuera de ello no hemos tenido ninguna situación compleja ni altercado».

Respecto al contingente, dijo que dispuso de funcionarios en todo el trayecto «tenemos suficientes para poder mantener no solamente la tranquilidad de las personas que se manifiestan, también para mantener los servicios a la población».

Agregó que “hemos citado más personal, obviamente para resguardar este déficit no solamente por la manifestación, sino que también para los ciudadanos venezolanos y extranjeros, por cuanto hay que cuidar su integridad física», indicó el coronel Arenas.


image_pdfimage_print