De manera sigilosa el laboratorio Merck desarrolló Molnupiravir, un fármaco para el tratamiento de la enfermedad que azota al planeta desde el 2020. Se trata de un antiviral dirigido a aquellos grupos de mayor riesgo, de bajo costo relativo y que envía una señal de esperanza sobre el término de la pandemia.

Desde esta semana la pandemia mundial se vive con otro ánimo en las grandes capitales mundiales y, sobre todo, en los círculos ligados a las bolsas de valores y el gran comercio internacional. 

El motivo radica en las señales de “normalización de la actividad” que surgen tras el anuncio del laboratorio Merck, farmacéutica que hace unos días solicitó a la autoridad sanitaria una autorización “de emergencia” para sacar –en el mercado norteamericano– su nuevo medicamento Molnupiravir. 

Porque, si la agencia para la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, abreviado en inglés) otorga ese visto bueno con prontitud, los gobiernos europeos, asiáticos y también latinoamericanos se tardarían muy poco en imitar a EE.UU. 

El único alcance de rigor es que este nuevo medicamento está destinado a personas que están enfermas de covid-19 pero que no llegan a requerir hospitalización, ya que sus efectos y malestares pueden ser abordados mediante confinamiento hogareño. 

LOS PRIMEROS FAVORECIDOS 

En su informe a la prensa, el laboratorio Merck informó que –en la Fase 3 del ensayo clínico– solo participaron no vacunados, quienes son considerados clínicamente como de alto riesgo; además, dicho grupo estuvo compuesto por adultos mayores y personas afectadas por enfermedades o con su sistema inmune afectado por patologías específicas o algún tipo de cáncer. 

Este detalle es importante tenerlo en cuenta ya que esta versión de Molnupiravir estará disponible en Estados Unidos solo para este tipo de pacientes inicialmente, pero se sabe que la compañía está en pleno desarrollo de una variante de este medicamento dirigido a un público más amplio. 

Para los médicos y analistas del sector sanitario existen otros dos antecedentes destacables de este nuevo antiviral covid-19: La eficacia de este fármaco es alta y fue catalogado como “relativamente barato” al evaluar su costo. 

Los estudios que se adjuntaron ante la FDA indican que Molnupiravir fue diseñado para tomarse inmediatamente luego que una persona presenta síntomas de covid, tal como sucede con otras enfermedades broncopulmonares y que se contagian mediante un virus. 

En el ensayo realizado por el equipo de Merck, los voluntarios debían haber mostrado síntomas en los últimos 5 días. 

Asimismo, en la citada a Fase 3, apenas un 7% por ciento de los voluntarios fueron hospitalizados y ninguno de ellos falleció. En tanto, las personas que recibió una sustancia placebo (sin efecto), el 14% de los participantes fueron hospitalizados o fallecieron. 

En la actualidad, los hospitalizados por covid reciben una especie de “cóctel” intravenoso en base a anticuerpos monoclonales, cuya eficacia comprobada es del orden del 50% y por ello se cree que este nuevo recurso farmacológico podrá abarcar muchas más personas. 

Si la FDA lo aprobara en plazos exprés, se contarán con tratamientos para 10 millones en diciembre próximo, a un costo de 700 dólares por cada tratamiento y que cancelará el fisco estadounidense. 

India y China tienen más capacidad industrial para producir medicamentos genéricos similares al Molnupiravir, a bajos costos, y hasta allí apuntan las flechas que tomará ahora la pandemia. 

image_pdfimage_print